Thursday, July 16, 2009

" METEOROLOGÍA : JULIO EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA ( 2 ) ACTUALIZADO

Hola.

Hoy hemos proseguido con las Jornadas sobre la utilidad de la meteorología en la actualidad. Me ha gustado en parte porque cada día el cambio de temáticas me resulta muy estimulante. Por otra parte, se aprende mucho, y se ratifican conocimientos previos que precisaban ser remachados.

Pasamos de ponentes muy técnicos y que están muy habituados a dirigirse al alumnado como ayer como Carmen Llasat a otros que viven o sufren la meteorología en su propia piel. como Jesús hoy mismo.

Jesús Morales Manzanares nos ha contado sus ascensiones a los ocho miles del Himalaya, y he sentido un enorme respeto hacia él y a todos aquellos que saben ver en las altas cumbres un espacio de belleza y paz. Aquellos que detienen su ascenso para contemplar una flor y que no quieren llegar el primero a la cima. Seguro que es una buena actitud vital que puede llegar a conducir a estadios cercanos a la felicidad. Admiro a aquellos que han luchado solos para sobrevivir y que han llorado la pérdida de compañeros sin que por ello dejaran de amar a las montañas y a todo su entorno.

Admiro a Jesús y a los suyos que respetan a un "sherpa" que no se atreve a subir a la cumbre del Anapurna a pesar de haber cobrado por ello. Admiro a los que-como Jesús- a pesar de presentar signos de congelación y de haber estado pidiendo auxilio por falta de luz en pleno descenso no critican a los que parecían no oírle preocupados por salvar su piel.

Después de la pausa que he aprovechado para tomar una excelente horchata en la calle de Aribau, hemos proseguido con el Doctor Antoni Bulbena que es Jefe del Servicio dePsiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona. Se ha movido con gran tranquilidad durante casi las dos horas que ha durado su intervención. De hecho y resumiendo existe una correlación entre el estado del tiempo meteorológico y las anomalías tanto físicas como psíquicas en determinado tipo de pacientes. Se observan cambios de conductas en función de la estación del año y del mes. En todo caso no se puede generalizar ya que por ejemplo en Japón los cuadros depresivos o de angustia se presentan en verano en lugar de en primavera o en otoño como acontece en occidente.

Me llamó la atención que las personas con mejor sentido del olfato, fueran especialmente sensibles a los cambios del estado del tiempo y a su "predicción doméstica" con horas de antelación. Luego en casa pensando en la jornada asocié este particular con la reacción de los animales mamíferos de nuestros campos e incluso los domésticos ; tienen un fino olfato y se muestran inquietos ( los del campo ) cuando se aproxima una tormenta o temporal. Deduje que debía existir una relación entre ambos dada la coincidencia causa - efecto ( que nadie se dé por aludido ). Es una especie de " instinto residual" que nos muestra unas capacidades ya atrofiadas en la mayoría de humanos maduros y civilizados. Por otra parte, personas muy allegadas me dicen que los párvulos de menos de 5 años se comportan de forma muy inquieta y de difícil control por parte de sus tutores cuando se avecina una tormenta ( no confundir con " cuando se atormenta una vecina " ).

Ayer lo pasé bien con Jesús, un joven bombero que transmitía amor hacia su trabajo del que hablaba con notable entusiasmo. Substituia a Marc Castellnou, pero el maestro puede estar tranquilo, el discípulo vale y puede ir sólo por su mundo profesional. También vi en Joan Bada de Villalba dels Arcs a un amante de la tierra de la viña y del país. Hombre recio y serio, muy preocupado en que su conferencia resultara interesante. En mi opinión lo consiguió.

Poco más que añadir hoy. Para mañana tenemos la última jornada que intuyo será muy interesante aunque quizás tenga un leve toque de tristeza. Tal vez el descenso de temperaturas que esperamos para dentro de pocas horas nos reconduzca al hábito de la observación en este verano que de momento no me atrevo a calificar.

Saludos.

Mariscal Tro