Thursday, January 24, 2008

" METEOROLOGÍA : REALMENTE, SI LLUEVE"

Hola a todos.
La lluvia o su falta es motivo de preocupación. De hecho, más que la falta de lluvia lo que preocupa es la falta de agua que no tiene que ser debida necesariamente a la falta de lluvia. Invariablemente las Administraciones públicas responsabilizan al sufrido contribuyente del elevado consumo del bien, que suele gastar agua de riego en su jardín ( tiene hectáreas ) en sus piscinas (tiene varias) y en verdes campos de golf ( es socio de tres clubs). La Administración nos sugiere que cerremos el grifo, y además que no falte un buen ladrillo en la cisterna del inodoro de todos los hogares para disminuir su capacidad.
La responsabilidad-creo- recae en la Administración por su falta de previsión cuando no incapacidad de planificar con rigor. Los crecimientos urbanísticos desmesurados en el entorno de nuestro Mar Mediterráneo son reiterados ejemplos del dislate. Las provincias de Almería, Málaga, Alicante, y las islas Baleares destacan tanto por su discreta pluviometría anual como por su incesante y a veces descontrolado crecimiento demográfico en los últimos 30 años.
Para intentar delimitar el campo de interés de las lluvias, me he centrado en la ciudad de Barcelona y para el período de años que va entre 1914 y 2006. O sea casi un siglo. Los datos que son de fácil acceso han sido obtenidos en el Observatorio Fabra situado en la montaña del Tibidabo ( 413 MSNM ) en la ciudad de Barcelona. Me han sido enviadas por Alfons P. gran aficionado a la meteorología y amigo.
El historial de precipitaciones medidas en el Observatorio se remonta al año 1914 y lo he cerrado en el 2007. Se han considerado bloques de 20 años, ( y no de 30 ) siendo los resultados los siguientes :

Período 1914/1933 ; Precipitación media anual 628,88 mm. o litros por metro cuadrado.
Período 1934/1953 ; Precipitación media anual 663,87 mm. o litros por metro cuadrado.
Período 1954/1973 ; Precipitación media anual 616,64 mm. o litros por metro cuadrado.
Período 1974/1993 ; Precipitación media anual 644,61 mm. o litros por metro cuadrado.
Período 1994/2007 : Precipitación media anual 602,68 mm. o litros por metro cuadrado.
Período 2000/2007 : Precipitación media anual 578,37 mm. o litros por metro cuadrado.

El grupo entre 1994 y 2007 consta de 14 años unicamente.
El grupo entre 2000 y 2007 consta de 8 años unicamente.

Año más seco del período 1914/2007 : año 1937 con 401,8 mm.
Año más húmedo del período 1914/2007 : año 1971 con 1122,50 mm.

Cabe destacar que en contadas ocasiones se registran dos años consecutivos con precipitaciones anuales medias inferiores a 500 mm. Ello se dio en 1949/1950 con 445,4 y 483,2 respectivamente, en el bienio 1969/1970 con 488,1 mm. para ambos años ( increíble ) y para los años 2000/2001 con 469,1 y 486,7 respectivamente. Actualmente, el bienio 2006/2007 con 474,6 y 493,6 conformaría el cuarto grupo de dos años secos consecutivos del amplio período que valoramos de 93 años. Muy curiosamente los tres bienios secos anteriores al actual fueron seguidos por un año especialmente lluvioso. Para el año 1951 el registro fué de 964,7 mm., en 1971 se midieron 1.122,5 mm. y el el año 2002 el valor pluviométrico fue de 954,2 mm. Cabría pués esperar que de cumplirse de nuevo esta constatación estadística, el año 2008 podría llegar a ser claramente muy lluvioso en el Observatorio y en general en todo el territorio de Barcelona. De momento, casi transcurrido enero no lo parece.
Queda clara una extrema variabilidad en los valores anuales con enormes diferencias entre los años con mayor déficit hídrico y los de superávit . La diferencia casi llega a ser de 3 a 1.
Se observa un descenso de las precipitaciones desde el año 2000 hasta el 2007, pero se trata de un espacio temporal relativamente corto como para extraer conclusiones.
Cabe resaltar que las necesidades de agua para el consumo humano en el area de Barcelona debe dar respuesta a una población cercana a los 5 millones de habitantes. En los primeros años del siglo 20, los habitantes superaban ligeramente la cifra de un millón para la misma zona. Por otra parte el consumo per cápita era el año 2005 de 188,4 litros por habitante y día está en clara recesión desde el año 2000 que era de 210,8 litros. Los hogares se llevan el 65%, mientras que el comercio y la industria consumen el 29% y los servicios municipales el 6% restante. Insisto en que son datos de Barcelona ciudad.
Vemos que hemos quintuplicado la población del territorio barcelonés y que el consumo de agua se ha multiplicado como mínimo por diez ( baños, lavadoras, lavavajillas, etc) en los últimos 90 años mientras que las lluvias permanecen esencialmente lineales. Los embalses en situaciones de indigencia hídrica como la actual sirven basicamente para determinar “ hasta cuando nos queda agua ”.
Además y por si lo expuesto fuera poco, hay que considerar que los ríos Llobregat y Ter que aportan agua a los embalses que suministran a la ciudad de Barcelona también han visto aumentar la población en sus cuencas y su sobre-explotación. La agricultura en Catalunya consume el 63% del agua disponible.
Contrariamente a lo que se supone, la “fabricación” de nieve no implica un consumo excesivo de agua . Según publica “ La Vanguardia ” en el artículo de Elisabeth Esporrín el agua necesaria para producir la nieve de toda una temporada es menos de la que se gasta un día en Barcelona.
Resumiendo : llueve casi siempre lo mismo, poco más de 610 mm. al año y gastamos infinitamente más que antes , como si la lluvia cayera del cielo en función de nuestras necesidades crecientes, y por último el ciudadano es señalado por la Administración por indisciplinado y derrochador.¡ Como siempre ! .
Seguro que el ejemplo de Barcelona ( en éste caso malo ) es válido para muchas ciudades de los cinco continentes.
¿ Porqué no se construyeron plantas potabilizadoras de agua de mar hace 30 años ?
Saludos.
Mariscal Tro

3 comments:

fabrenc said...

Gran post Mariscal! Esta claro que buena parte de la sequía de la que tanto nos alarmamos es "estructural". Ya hace muchos años que tod@s deberiamos ser conscientes de ello. Que un año llueva mas u otro menos, no debería ser un problema para un territorio mediterraneo que, con memoria, recuerda sus periodos de sequía regulares. Sin embargo la especulación y la avaricia de unos cuantos estan por encima de la memoria y el sentido común. Se crean unas necesidades artificiales y se produce un deficit de agua por exceso de consumo más que por disminución "congénita" de la precipitación.
Ejemplo de primaria: Si llueve 10 y consumimos 5, tenemos agua en casa, en los campos y los rios llegan al mar. Si un año llueve 8, no hay problema. Si pasamos a consumir 9, el año que llueve diez seguimos felices, pero el año que llueve 8, o 7... sacad vosotros mismos la conclusion.

Mariscal Tro said...

Hola Fabrenc.
Es como bien apuntas un problema de sumar y restar. Las estadísticas de pluviometría lo dicen bien claro. Seamos restrictivos en lo posible en el consumo, pero que los Sabios-Pensadores-Planificadores-Amigos de los Políticos entonen su "mea culpa" y dejen planificar a otros que sepan más o que sean simplemente honestos.
Por lo demás, que se olviden de demagógicos difusores para los grifos y de los ladrillos en las cisternas. Ni resolveremos la crisis de la construcción ni la de la mal llamada sequía con éstas peregrinas soluciones.
Saludos.
Mariscal Tro

JoanCG said...

Ya está todo dicho. Más claro, agua.

En cuanto a las soluciones-parches y consejos que nos regala la Administración, y entrando en ese terreno, yo creo que a los políticos se les da mal trabajar/invertir con la vista en el largo plazo. Eso no les luce a corto, su calendario va por legislaturas y elecciones, y cuando vienen mal dadas se justifican con aquello de las prioridades, siempre discutible por lo subjetivo, aunque esto lo hacemos un poco todos. Esa idea de invertir más y gastar menos parece que sea cosa de bárbaros: suecos, noruegos, alemanes y gente así.

(Mariscal: siguiendo el conducto reglamentario finalmente te he enviado las fotos de la expo-nevada a través del General)