Wednesday, July 18, 2007

" METEOROLOGÍA : HOY, PURA Y DURA "

Hola,
Los día 16 y 17 de julio apareció el " El Periódico de Catalunya " un artículo en dos partes que es obra del conocido meteorólogo catalán Alfred Rodríguez Picó. Alfred es un gran entusiasta tanto de la meteorología en particular como del medio ambiente en general. Su gran afición a la meteorología ya desde muy joven hacen de él un punto de referencia en el mundo de los medios de comunicación de la meteorología en Catalunya en la actualidad. Su gran entusiasmo y sus marcados dotes de comunicador, consiguen a menudo "contagiar "su afición a la meteorología tanto a quienes leen sus libros, o artículos de prensa, como siguen sus programas de televisión. Yo me cuento entre ellos.
Es por lo dicho, que hoy me permito publicar en uno solo sus dos artículos, los cuales sólo he refundido en uno respetanto su contenido y traduciendo del catalán al castellano. Espero que los amantes de la meteorología pasen un rato agradable con su interesante lectura.

"Es 10 de abril de 1934. En la cumbre del monte Washington , a 1.917 metros de altura, el punto más elevado del nordeste de los Estados Unidos, se encuentran tres observadores meteorológicos : Salvatore, Wendell y Alex. El observatorio es muy completo y fué instalado en 1930. El día es claro. Están ansiosos ante la llegada de la primavera. El invierno en aquella zona y a aquella altitud es muy duro, con temporales de nieve y viento. Se les informa que al Oeste de los Grandes Lagos se está formando una profunda borrasca que se les acerca lentamente. Simultaneamente al Sur, en Carolina del Norte, hay una pequeña borrasca. Al término de la jornada, en el cuaderno de anotaciones, figura lo siguiente : “ Día perfecto. Sin nubes y viento en calma ”.
El día 11 se inicia una gran irrupción de aire frío procedente del Canadá, que alimenta a la borrasca de los Grandes Lagos, mientras que la pequeña perturbación del Sur, es absorbida por la primera. Los observadores ven salir el Sol, pero a partir de mediodía , el cielo se cubre progresivamente y la niebla heladora lo cubre todo. El viento empieza a soplar del Sur-Oeste y aumenta su intensidad rapidamente. La presión atmosférica cae en picado, un descenso impresionante. Los observadores constatan signos de la aproximación de un gran temporal. A última hora se registra un golpe de viento de 200 kilómetros – hora. Se les comunica que la borrasca se ha transformado en una depresión impresionante y que se dirige hacia ellos. A pesar de que están sobre aviso, no se imaginan lo que pasará en la 24 horas siguientes.
En el cuaderno de anotaciones de la noche del 11 de abril figura lo siguiente : “ Caída de la presión atmosférica, temperatura normal, niebla helada y rápido incremento de la fuerza del viento, con un máximo de 200 kilómetros por hora ”.
La noche del 11 al 12 de abril es una pesadilla. El viento va aumentando de intensidad. De madrugada, es tan violento que los tres observadores meteorológicos – Salvatore, Wendell y Alex- se dedican unicamente a comprobar el instrumental sobre todo el anemómetro. No pueden descansar ni un instante. El aullido del viento es insoportable. Intentan abrir una ventana, pero el viento es tan violento que crea una gran diferencia de presión atmosférica entre el interior de el observatorio y el exterior impidiendo la apertura de puertas o ventanas. Salvatore anota en el cuaderno : “ No hay ni la más mínima duda, un superhuracán se está desarrollando ”.Cuando sale el Sol, el viento se refuerza todavía más. Ninguno de los testigos había jamás visto nada semejante. A media mañana, el anemómetro registra una racha de 300 km/h. y a las 13,21 horas, un golpe de viento alcanza los 372 km./h. : la ráfaga de viento más fuerte registrada oficialmente en el planeta. Salvatore anota : “ ¿ Se lo pueden creer ? . Me siento responsable de esta observación. ¿ Habré hecho la información correctamente ? ¿ Es correcto el calibrado del anemómetro?”. Cuando empieza a anochecer, el temporal amaina rapidamente. Este golpe de viento sigue siendo hoy en día, el más fuerte registrado en un observatorio oficial de la Tierra. ”
Hasta aquí el artículo.
Queda claro que el artículo de Alfred Rodriguez Picó , ha sido escrito por un amante de la meteorología a quien sin duda le hubiera entusiasmado el estar en el Monte Washington en aquellos días de hace ya 73 años... ( como a más de un lector, seguro ).
Saludos y hasta pronto.
Mariscal Tro
Fuente : El Periódico de Catalunya - 16-17 de Julio. Alfred Rodríguez Picó ( Meteomanía ).

No comments: